contador de dias
Powered by Printable Calendar

Polímeros sinteticos vs polímeros naturales.

      La naturaleza, desde sus inicios, elaboró substancias macromoleculares para dar forma y consistencia a los cuerpos vivos que tridimensionalmente comenzaban a poblar el planeta tierra. Los tejidos de los animales fueron constituidos por proteínas, macromoléculas muy bien organizadas y sorprendentemente funcionales .Los árboles y plantas en general, erguidos sobre troncos fuertes y resistentes a los efectos de la naturaleza, constituidos por macromoléculas conocidas con celulosa.

 

    El látex del árbol conocido científicamente como Hevea basilienses, popularmente llamado “goma natural”, tuvo, tiene y tendrá aplicaciones fenomenales, míseramente explotados los indios en la selva amazónica, cuando calentaban la bola de caucho, algunas veces explotaba bañándoles la cara y cubriéndoselas con un manto hirviente, que al quitarlo arrastraba piel y todo, siendo la ceguera el mal menor...

 

        Las sustancias macromoleculares de origen natural son muy bien conocidas por los microorganismos y estos dan cuenta de ellas una vez que han cumplido su función. El proceso de degradación de un árbol, la seda, el algodón, los tejidos toma su tiempo pero no tanto, lo suficiente como para que el ambiente se limpie y los residuos sean incorporados en un ciclo para que la vida continúe

       

        Esto no sucede con el plástico, y una vez que ya se le haya dado el uso apropiado, le tiran al vertedero de desechos y allí pernoctará por miles de años; imagínense: se cree que por mucho más de seis mil años. Las bacterias no conocen estos materiales y, por lo tanto, no los digieren, son demasiado jóvenes (advenedizos) y puede pensarse que si el “hombre” no los construye programadamente, o no crea bacterias capaces de digerir el material sintético, el problema será tan grave que puede llegarse a pensarlos como “materiales contaminantes del Revista

Medio ambiente”, porque aún no se les puede considerar como tal. Que por qué  esta afirmación: porque aunque el sol los tueste y cuartee, las gotas de lluvia los pulverice, el viento los esparza, todavía siguen siendo “macromoléculas” las porciones en que se han fragmentado y se hayan diseminado en un área determinada. Tendrían que  llegar a las corrientes de agua y mezclarse de manera tal que se “cuelen” a través de los poros de los filtros, estar presentes en la atmósfera y mezclados con el aire para incorporarlos en nuestros pulmones, más aún, deberían estar presentes en los suelos de manera que las plantas los incorporaran junto a los nutrientes o impregnar sus hojas y tallos para que los animales les ingirieran posteriormente, al ser materiales no biodegradables, presentan un grave problema cuando llegan al medio ambiente en forma de residuos. Y como buena parte de ellos provienen del petróleo, contribuyen a la contaminación que esta fuente de energía no renovable genera.

 

caucho natural

fibras de cuerdas sinteticas